Eje de la catedral del silencio 2

( y, ahora, del gesto
descubierto de la mano
hasta la voz extraña

ahora la escucha
en cada uno de los dedos
bien atada

y el rostro alzado
tal vez hacia la sombra

y el rostro vuelto
hacia la voz de nadie,
hacia la voz de todos

el rostro alzado
o vuelto, destapado ahora

y el silencio
en el hueco, en la grieta )

Miguel Angel Ortiz