La catedral del silencio 2

Y podré inventarte, ahora, cuando sé que ahí había algo, y podré, ahora que no recuerdo lo que hubiera, anotar el cuerpo, la llaga, la palabra y el olor en cada uno de los peldaños de tu escala, y podré inventarlos, e inventarte podré, ahora, cuando sé que debe haber habido algo, y podrás, así, ser todas las cosas alineadas desde el silencio para ser observadas y anotadas las unas junto a las otras, y podré, así, anotándolas todas, anotándolo todo, inventarte siempre, y podré, así, inventarme siempre.

Miguel Angel Ortiz.